Efectivo o tarjeta, ¿qué conviene usar?

¿Qué respondes cuando te preguntan «quiere pagar con efectivo o tarjeta”?

Conocé las ventajas y desventajas de ambas para que sepas que método te conviene.

A la hora de comprar, en muchos comercios nos dan la opción de pagar con efectivo o tarjeta. La respuesta nunca será absoluta, ya que depende de muchas variables y la decisión es completamente personal. Te contamos las ventajas y desventajas para que puedas tomar tu propia decisión.

Empezamos con el dinero en efectivo. Cuando lo usas no gastas más de lo que no tienes. Cuando vamos a comprar, el acto físico de entregar el dinero puede limitarte a gastar porque “duele” soltar la plata y además porque se te acaba. Lo que te ayudará a no caer en deudas innecesarias.

Con respecto a sus desventajas. Es un método bastante inseguro. Se pierde y es fácil de robar. Cuando son cifras grandes, es muy riesgoso salir a la calle y en casa es necesario guardarlo en lugares seguros. Mas allá de la cuestión de seguridad, si no eres organizado, se te va el dinero más rápido y sin saber en qué.    Algo que también es muy común, es correr el riesgo que nos entreguen billetes falsos.

Pasemos al pago con tarjeta de crédito. Este es uno de los métodos más seguros, si la pierdes o te la roban, la puedes cancelar al instante. Además te permite llevar un control de lo que gastaste. Siempre puedes verlo en tu Estado de Cuenta.

Si la utilizas correctamente, tendrás un buen historial crediticio y esto te ayudará a por ejemplo obtener un crédito. Por otro lado, te genera puntos con tu institución bancaria, los cuales puedes cambiar por objetos, servicios y viajes.

En cuanto a las desventajas,  si no te sabes administrar, es fácil gastar más de lo que tenías pensado. Si pagas tarde, puedes generar mal historial crediticio y además sufrir las consecuencias de una deuda que aumenta con los intereses.